Habitaciones mágicas para pequeñas princesas

Sin duda, el color rosa sigue ganando por goleada a cualquier otro color, cuando le preguntamos a una niña pequeña cuál es su color preferido. En el caso de las habitaciones para niñas, ocurre lo mismo. El mundo de las princesas, la magia, la feminidad y la ternura siguen siendo una de las temáticas preferidas.

En realidad, este imaginario no es únicamente una cuestión cultural o de género, pero el rosa es alegre, tranquilo y le aporta un toque romántico y angelical; al igual que los cuentos de hada inspiran y ayudan a desarrollar la creatividad.

¿Quieres conseguir una habitación mágica para que la princesa de la casa pueda tener el dormitorio de sus sueños? ¡Toma nota!

 

Mobiliario temático que refleje el estilo princesa

Para conseguir este universo mágico, tendremos que empezar por la estructura más básica: los muebles. Éstos ya deben reflejar en cierto modo la estética que queremos conseguir. Los muebles rosados con formas curvas y elementos de decoración pueden resultar una buena elección, así como de color blanco con formas más victorianas.

No pienses únicamente en la cama, el armario y el escritorio. Piensa también en un mobiliario más personalizado, como una pequeña butaca en la que pueda leer cómodamente un libro o una cómoda con espejo como un lugar en el que aprenda a arreglarse, se invente historias y guarde sus joyas – o su varita mágica.

 

Iluminación cálida y natural

Aunque no siempre disponemos de un gran ventanal que aporte un porcentaje elevado de luz natural, la iluminación es un factor que complementa este universo. El color de la luz debe ser cálido, tranquilo y agradable.

Una lámpara de mesa rosa con topitos para la hora de la lectura, una lámpara de techo con ornamentos y detalles victorianos para iluminar la magia de la habitación…

La luz no solamente tiene el objetivo de propagar iluminación, sino de conseguir un efecto concreto en el espacio. Una guirnalda de estrellas a los pies de la cama o alrededor de ella es una alternativa creativa y acogedora.

Imagen: dormitoriostematicos.com

 

Ropa de cama que vista el cuento de hadas

En efecto, una habitación sin edredones, cojines o cortinas de color puede perder mucha fuerza. Para elegir una ropa de cama que combine correctamente entre sí, podemos determinar un elemento protagonista, como el cubrecamas.

Una vez hayamos escogido el que más nos gusta, podremos incluir el resto de elementos textiles basándonos en él para complementarlo. Así, si en el edredón aparece una hada madrina, el cojín puede complementarla con estrellas o flores.

 

Decoración sin límites

Una de las partes que más nos gustan, y que seguramente más apreciará la pequeña princesa es la decoración, la cual aportará el toque más personal y único.

La pared resulta un espacio clave para este propósito ya que puede resultar el lienzo bajo el cual se acabe de definir este mundo de fantasía. Los vinilos de hadas con estrellas, mariposas o elementos florales son una buena elección. También los cuadros con ilustraciones infantiles, peluches, cojines y alfombras en tonos más suaves aportan valor añadido a esta temática.

Dale un toque final con una pequeña cortina de seda que cubra la cama y habremos conseguido transformar un dormitorio con poca vida en todo un castillo perfecto para inventar nuevas aventuras y cuentos de hadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *