Reafirma todo tu cuerpo y olvídate de la celulitis

La celulitis es un padecimiento al que todos estamos propensos, en ocasiones se llega a creer que los hombres están libres de esto, pero no es así. La celulitis es causada por acumulaciones de grasa en distintas áreas de nuestro cuerpo, lo que se le conoce como piel de naranja son precisamente estas acumulaciones, las cuales son percibidas como hoyitos en nuestra piel y suelen localizarse en glúteos, abdomen, piernas pantorrillas, antebrazo, entre otras zonas.

Pese a no ser un problema fácil de eliminar es posible hacerlo a través de un entrenamiento para tonificar; al fortalecer zonas de tu cuerpo, se reduce el cúmulo de grasa, adicional a esto, contar con una correcta alimentación y una buena hidratación hará que los resultados sean visibles en menor tiempo.

El profesional en acondicionamiento físico de Smart Fit Armando Saldaña, nos indica:

“Un entrenamiento completo consiste en realizar ejercicios cardiovasculares y de tonificación te ayudarán a quemar ese exceso de grasa y mejorar tu sistema circulatorio”.

A continuación te compartiremos un listado de ejercicios que te ayudarán a combatir el problema de la celulitis, así como, a prevenirla. La recomendación es realizar tres series de 15 repeticiones para cada uno de los siguientes ejercicios enlistados, del mismo modo, realizar los ejercicios sin forzar la musculatura o ligamentos para evitar lesiones.

  • Sentadilla tipo sumo: Con las piernas separadas a la anchura de los hombros y los pies abiertos a la diagonal, cerca del cuerpo sostén la barra al centro del torso a la anchura de los hombros y mantén los brazos extendidos. Flexiona las rodillas con la columna recta y baja hasta donde la estructura de tu cuerpo te lo permita. Haz una pausa, y luego regresa a la posición inicial.
  • Desplante hacia el frente: sosteniendo una mancuerna en cada mano, en dirección paralela al cuerpo, haz el movimiento de avance dando un paso largo hacia delante, bajando el tronco hasta donde tu estructura te lo permita, las piernas deben formar un ángulo de 90 grados.

  • Elevación de cadera: en el piso con la espalda recta y el rostro hacia arriba, flexiona tus rodillas manteniendo una simetría con tu cadera. Mantén apoyados la cabeza, el cuello y manos en el suelo. Levanta la pelvis lo más arriba que puedas, hasta formar un triángulo y realiza una contracción de glúteos, después  relaja y baja lentamente.
  • Peso muerto con barra: Coloca tus pies a la distancia de los hombros manteniendo una postura erguida y el abdomen contraído. Sostén la barra de pesas con los brazos estirados cerca de la cadera. Manteniendo tu espalda siempre recta, baja lentamente la barra de pesas hacia el suelo mientras te agachas, con las rodillas realizando un demi plie. Realiza una pausa de cinco segundos, y vuelve a levantarte, empujando la cadera hacia adelante y contrayendo los glúteos.
  • Peso muerto a una pierna con mancuernas: manteniéndote en pie, sosteniendo dos mancuernas frente a tu cuerpo con las palmas hacia abajo y los brazos estirados, inclina el torso haciendo que éste quede de cara al suelo y, al mismo tiempo, levanta la pierna detrás de ti, y proyectando el glúteo hacia atrás, mantén tu mirada al frente y no al piso. Una recomendación del especialista para realizar este ejercicio es “Mantén las rodillas semiflexionadas para no causar una hiperextensión a la hora de levantar la pierna. La columna debe estar siempre recta y el pecho abierto”.

Recuerda que es importante seguir las indicaciones para cada uno de los ejercicios para evitar lesiones,  así mismo, acompaña estas pequeñas rutinas con alimentos y una hidratación correcta para que tus resultados logren ser percibidos en el menor tiempo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *