Vitamina D para los problemas en la piel

La vitamina D es fundamental para gozar de una buena salud, belleza y longevidad en el órgano más grande de tu cuerpo: la piel.

Unos niveles adecuados de vitamina D proporcionan múltiples beneficios en la piel ayudando a fomentar un crecimiento saludable de las células epidérmicas, a la vez que ayuda a reducir el riesgo de infección, prevenir los signos de la edad y deducir las marcas de la piel.

Por qué necesitamos vitamina D

La vitamina D proporciona una amplia variedad de funciones esenciales para un cuerpo y una piel sanos. Nuestra piel depende de la vitamina D por sus propiedades antiinflamatorias necesarias para ayudar a eliminar las bacterias o los patógenos que impregnan la epidermis.

Además de ser vital para los huesos, la vitamina D influye positivamente en la salud de la piel por su papel en la regulación de las hormonas, la síntesis del tejido conectivo y el apoyo del sistema inmunológico para neutralizar los radicales libres quepueden contribuir a dañar la piel.

La mejor fuente de vitamina D: el Sol

La vitamina D se conoce como la vitamina del sol porque nuestro cuerpo es capaz de producirla cuando se expone al sol. El sol es la fuente más abundante de vitamina D para la mayoría de las personas.

El efecto de la exposición al sol en la síntesis de vitamina D depende de muchos factores, como la pigmentación de la piel, el tamaño del cuerpo, la edad y los factores ambientales, como la latitud geográfica, la estación, la hora del día, las condiciones climáticas, la cantidad de contaminación del aire y la reflexión de la superficie, que pueden interferir con la cantidad de radiación UVB que llega a la piel.

Con tan solo 15 minutos de exposición solar al día (en personas de piel clara) podemos beneficiarnos de las propiedades del Sol y evitar los síntomas cutáneos de la deficiencia de vitamina D. En personas con piel oscura, la exposición se puede elevar hasta una o dos horas.

Leer: Suplementos de Vitamina D para niños.

Fuentes naturales de vitamina D

Aunque algunos alimentos naturales contienen vitamina D en pequeñas cantidades, muchos países fortifican los alimentos con vitamina D para que sea más fácil obtener las cantidades suficientes necesarias para una buena salud.

    • Algunos alimentos y alimentos fortificados que contienen vitamina D incluyen:
    • Aceite de pescado
    • Yemas de huevo
    • Hígado de res
    • Leche fortificada, yogur y jugo de naranja.
    • Cereales fortificados y barritas de cereales
    • Leche infantil

La vitamina D también está disponible en forma de suplemento y se incluye en muchas multivitaminas. Al elegir un suplemento, considera que la vitamina D3 se encuentre entre sus ingredientes, ya que se metaboliza mejor que otras formas de vitamina D, según los Institutos Nacionales de Salud.

Vitamina D para la dermatitis atópica

Un estudio publicado por la revista Nutrition (EE.UU.) analizó la evidencia para apoyar la efectividad de la vitamina D en el tratamiento de la dermatitis atópica.

El estudio concluyó, con un intervalo de confianza del 95%, que la suplementación con vitamina D tiene un papel importante en la disminución de la severidad de la dermatitis y puede considerarse una terapia segura y tolerable.

Por otro lado, también es un apoyo eficaz para niños con dermatitis, ya que al tratarse de un producto natural no presenta contraindicaciones en la mayor parte de los casos.

Vitamina D para el acné

Los síntomas de unos niveles bajos de vitamina D en la piel pueden incluir un brote de acné. El acné es una afección inflamatoria que puede provocar un bloqueo u obstrucción de los poros, lo que causa protuberancias rojas o puntos negros en la piel. Los cambios en los niveles hormonales y las bacterias pueden contribuir al acné.

Un estudio evaluó los niveles de vitamina D en pacientes con acné e identificó el papel de la deficiencia de vitamina D en el desarrollo del acné.

Los resultados publicados en PLoS One (EE.UU.) en 2016 señalaron que el 48.8% de los pacientes con acné tenían deficiencias de vitamina D. Después de suplementar a estos pacientes con 1.000 UI de vitamina D, sus lesiones inflamatorias mostraron mejoras después de ocho semanas.

Otro estudio publicado en Dermato Endocrinology en 2014 también encontró una conexión entre la deficiencia de vitamina D y el acné. Los resultados indicaron que la vitamina D regula el sistema inmune y la producción de queratina y sebo de las glándulas sebáceas.

Además, la investigación sugiere que la vitamina D beneficia a la piel con sus propiedades antioxidantes que pueden inhibir el bloqueo de los poros en la piel.

Vitamina D para las cicatrices

Si sufres una carencia de vitamina D, las consecuencias se pueden trasladar al tiempo que necesita tu piel para la curación de cortes, contusiones o cicatrices.

Un estudio realizado por la Sociedad Internacional de Lesiones por Quemadura en 2016 encontró que la vitamina D de la luz solar podría aumentar la producción de proteína antimicrobiana necesaria para el proceso de formación de piel nueva.

La tasa de renovación celular depende de la cantidad de vitamina D presente en el cuerpo. Los hallazgos respaldan el potencial de la vitamina D para controlar la inflamación y combatir las infecciones en la piel.

 

Desde la conclusión del estudio, se observó que una deficiencia severa en vitamina D podría disuadir la recuperación de la cirugía y las heridas quirúrgicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *