Aceites esenciales para niños y bebés

Los aceites esenciales son recomendables para el cuidado de la piel de muchos adultos. Sin embargo, no se suele pensar en este tipo de componentes para favorecer el estado de la dermis de los más pequeños.

Los aceites esenciales también pueden ser fundamentales para la vida de bebés y niños. De hecho, según los datos recogidos por el Hospital Johns Hopkins All Children de Florida, estos aceites pueden ser beneficiosos para los niños, pero los padres deben saber cómo usarlos de manera segura.

Componentes de los aceites esenciales

Los mejores aceites esenciales para bebés

La cosmética ecológica está ganando terreno en las rutinas de muchos hombres y mujeres, pero también deberíamos prestar especial atención al cuidado de la piel de nuestros bebés. En este sentido, los aceites esenciales indicados para los niños suelen estar elaborados a base de extractos concentrados de las flores, hojas, semillas, corteza, raíces o cáscara de una planta. Los más comunes incluyen árbol de té, eucalipto, lavanda, menta, hierbabuena, limón, naranja y pomelo.

Cabe destacar que, según los estudios realizados y recogidos por el Hospital Johns Hopkins, los niños son más propensos que los adultos a sufrir reacciones dañinas a los aceites esenciales. Por lo tanto, el hospital ha enumerado ciertos consejos que se centran en las cosas que no se deben hacer con respecto a los aceites esenciales:

  • No usar directamente sobre la piel aceites sin diluir. Las diluciones seguras para niños generalmente oscilan entre el 0,5% y el 2,5%, según la condición, la edad y el peso del niño.
  • No agregar aceites sin diluir al agua del baño. El aceite y el agua no se mezclan, por lo que la forma concentrada podría irritar la piel.
  • No ingerir aceites, ya que pueden ser tóxicos.
  • No abusar de este producto cosmético. Por lo que debes controlar y tener mucho cuidado con la frecuencia y la cantidad que usas en tu hijo.
  • No usar aceite de menta en niños menores de 30 meses. Esto podría aumentar el riesgo de convulsiones.
  • No aplicar estos aceites esenciales cerca de los ojos, oídos y nariz.
  • Antes de utilizar el producto se recomienda aplicar el aceite en un área pequeña de la piel y esperar 24 horas para ver si el niño sufre una reacción adversa.
  • Nunca debes usar los aceites esenciales para reemplazar la atención médica.

Beneficios de los aceites esenciales

Algunos estudios clínicos sugieren que los aceites esenciales pueden aliviar una variedad de síntomas. No obstante, antes de usar cualquier aceite esencial u otros suplementos, debes preguntar al médico de atención primaria de tu hijo sobre posibles reacciones alérgicas, problemas respiratorios o interferencia con medicamentos.

A rasgos generales, los aceites esenciales suelen resultar beneficiosos para la salud de los niños, ya no solo para cuidar su piel, también en los siguientes casos, según el producto que decidas comprar:

  • Alivia la ansiedad.
  • Ayuda a reducir náuseas y fatiga.
  • Sirve de apoyo contra el dolor de cabeza.
  • Puede repeler insectos.
  • Indicado para tratar el insomnio.

Por su parte, el Dr. Jamilet Alegria, pediatra y educador experto en aceites esenciales, dice que estos aceites pueden intervenir también en el tratamiento de alergias. Asimismo, Alegria subraya que pueden ser útiles para la curación de heridas y la mejora de problemas emocionales o de comportamiento.

¿Cómo usar correctamente los aceites esenciales?

Estos aceites se pueden aplicar en la propia piel o pueden ser inhalados. Es importante diluirlos con un aceite portador, de coco o de almendras, por ejemplo. Esto se debe a que la piel de los niños es más sensible y “el uso de aceites puros puede provocar sensibilidades y erupciones”, matiza Alegria. Estas son las recomendaciones acerca de la dilución para niños por rango de edad:

  • De 3 a 24 meses: 0,25% a 0,5%
  • De 2 a 6 años: – 1% a 2%
  • De 6 a 15 años: – 1,5% -3%
  • A partir de 16 años: 2,5% a 5%

Por el contrario, algunos profesionales médicos cuestionan sus beneficios. Sin ir más lejos, el Dr. Justin Smith, pediatra del Cook Children’s Health Care System en Fort Worth, Texas, publicó en The New York Times que “en los últimos años, los padres se preguntan cada vez más si inhalar aceites esenciales, consumirlos o frotarlos sobre la piel puede tratar una variedad de enfermedades de los niños, como tos, congestión y fiebre. Pero poca o ninguna evidencia respalda las afirmaciones sobre las propiedades curativas de los aceites esenciales”.

Concretamente, las principales organizaciones médicas, como la Academia Estadounidense de Pediatría y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia, no han hecho recomendaciones sobre el uso de aceites esenciales por parte de los niños. No obstante, puedes consultar con tu médico antes de aplicar cualquiera de los aceites esenciales sobre la piel de tu hijo y, en caso de optar por utilizarlos, deberías elegir un producto elaborado a partir de ingredientes de origen natural, de alta calidad.

Referencias

  1. Fluhr JW, Darlenski R, Taieb A, et al. Functional skin and adaptation in infancy–almost complete but not fully competent. Exp Dermatol 2010;19:483–492.
  2. Blume-Peytavi U, Hauser M, Stamatas GN, Pathirana D, Garcia Bartels N. Skin care practices for newborns and infants: review of the clinical evidence for best practices. Pediatr Dermatol. 2012 Jan-Feb;29(1):1-14.
  3. Evans NJ, Rutter N. Development of the epidermis in the newborn. Biol Neonate 1986;49:74–80.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *